CAPITULO 1: LA OFERTA DE TRABAJO EN HAWAII..

No hay texto alternativo automático disponible.

(ESTA HISTORIA QUE CONSTA DE  CUATRO CAPÍTULOS ES TOTALMENTE REAL EN CUANTO A HECHOS E INCLUSO PROTAGONISTAS, SOLO ES FICCIÓN ASPECTOS SECUNDARIOS QUE INTRODUZCO PARA DARLE MAYOR VIVEZA AL RELATO.)

Era principios de 1907 y el rumor se fue corriendo por los pueblos de Málaga y provincias limitrofes.Habia unas personas que iban ofreciendo un viaje en barco para toda la familia a America, trabajo garantizado con muy buen suedo y vivienda gratis y en tres años la nacionalidad americana.

Era algo inesperado y que venia para muchas familias como “agua de Mayo” ya que la situación en el campo andaluz era desesperante no ya por los bajos salarios sino que ni siquiera había trabajo para todos y literalmente “se pasaba hambre”.

Don Antonio Pascual cura del Saucedo (Malaga) ante el aumento de dichos rumores se reunió con el Alcalde Don José Carneros y llegaron a la conclusión que eso era imposible , un engañabobos obra de algun desaprensivo que llevaría algun interes y este le dió la razón.

Pero sorprendentemente estaban equivocados, si era algún fraude no era de un individuo solitario sino que estaba detrás de esta noticia, nada mas y nada menos que un Oganismo oficial de Estados Unidos la “Board of Inmigration of Hawai” cuyo representante en Europa era Mr.Raymond Brown con sede en Gibraltar.

Establecieron oficina en varias capitales andaluzas y la de Malaga concretamente estaba en la Calle Cañon junto a la Catedral.

Desde alli organizaban ganchos, al modo de agentes comerciales, que se iban a las pedanías más alejadas, donde era sencillo encontrar más miseria, más hambre, desesperación y analfabetismo para convencer más fácilmente de embarcarse en esta aventura.

Esa organización tenia como origen la necesidad de mano de obra de raza blanca en las Islas Hawai para la recolección de la caña de azúcar que estaba condicionada por la gran cantidad de obreros chinos y japoneses de los que se desconfiaba por suponer “una cabeza de puente” para una hipotética, pero probable invasión militar de esos paises a las islas Hawai situadas en medio del Oceano Pacífico.
——————————————
A mediados de Enero el Secretario del Saucejo se quedó sorprendido cuando abrió una carta dirigida al Ayuntamiento que venia con el membrete de los Estados Unidos.
Era una petición para que se informara a los vecinos sobre la oferta de trabajo garantizado, viaje gratis en barco y concesión de la nacionalidad americano a los que aceptaran la oferta que no era solo para trabajadores sino también para toda su familia.

Ademas se solicitaba cita para que un representante de algo tan extraño como la “Board of Inmigration of Hawai” informara directamente a los interesados sobre esta oferta a ser posible en el Ayuntamiento.
————————
A Juan Candido Cardenas no le podian ir peor las cosas. Ya en algunos de los pequeño comercios del pueblo no le “fiaban” y en otros lo hacian mas por compasión que con sentido comercial.

Habia estado esperanzado, como muchos saucejeños a la campaña de la aceituna para “reponer” su economía pero aquel 1907 fue un año de lluvias, de muchas lluvias y no había trabajo porque el campo estaba impracticable y por el momento “todo estaba parado”.

Aquella tarde cuando venia bajando de Hondonero donde habia ido a buscar “tagarninas” para tener que algo que echarle al puchero se encontró con su cuñado Antonio Rosado Gallardo, que estaba igual o peor que él ya que además era viudo y con dos hijas mellizas, el cual le comentó la noticia.

Hablaron de ello como el que hoy día habla de un viaje a Marte. Ni siquiera llegaron a pensar que era algo para ellos.

Al llegar a su hogar, choza mas que casa, ni siquiera cabaña… y mientras se calentaba junto al “jumero”, con cuidado de no darle con los pies a la olla que “hacia su trabajo” lo mejor posible hirviendo agua con algunos garbanzos, un hueso añejo, un trozo de tocino y muchas, muchas “tagarninas” le dijo lo de America, el barco, etc esperando que su mujer Ana Rosado Gallardo le dijera que eso era una tontería, que la gente estaba loca, que habrase visto, “que es mester ver” , que te lo crees “tó”…. etc.

Pero Ana calló durante algunos interminables segundos en que llegó a pensar en las deudas, los pocos garbanzos de la olla, las goteras de la choza, la imposibilidad de más remiendos a la ropa … y sobre todo el futuro de sus tres hijas Encarnación, Juana y Ana , y despues de esa pausa interminable para su marido Juan, las niñas y hasta el gato que veía venir “algo gordo” dijo muy seria pero con un raro brillo en la mirada:

¿ Pero allí habrá siempre trabajo bien pagado, una casa en condiciones y podremos comer todos los días ?

Y aquella pregunta y el silencio posterior fue el principio de su nueva vida…..

CAPITULO 2.EL HELIOPOLIS.

La imagen puede contener: una o varias personas, multitud y exterior

Aun no había cantado el gallo más madrugador, ni Eliseo “el de la lú” habia iniciado su ronda apagando los faroles de petroleo que iluminaban el pueblo, cuando salieron del Saucejo para Malaga Juan Candido Cardenas con su mujer Ana y sus tres niñas a los que inesperadamente a ultima hora , habian decidido acompañarlos “embarcandose” en la aventura, y nunca mejor dicho, su cuñado Antonio Rosado con sus dos hijas mellizas de 16 años Juana y María.

Ana se alegró muchísimo de que se hubiera unido su hermano y sus sobrinas. Suponían para ella un gran apoyo y le ayudarían a cuidar de sus hijas de menor edad Encarnación (3), Juana (5) y Ana (10).

Viajaban en dos carros tirados por mulas de Antoñico el Herraor que junto con su hijo mayor, Luciano, hicieron el porte. A cambio de este viaje le habían dado las dos cabras que tenían, las gallinas, la choza y hasta el huerto en el que ya despuntaban las habas.

Llegaron al puerto de Málaga casi anocheciendo ya que debido a los niños y sobretodo para que descansaran las mulas,habían parado un poco en el Colmenar y en la Fuente de la Reina.
Descargaron sus dos baúles y se unieron a la multitud que como ellos y provenientes de otros pueblos intentaban salir de la miseria.

Todo era nuevo para ellos: el mar, los barcos, las calles, la Alcazaba y sobretodo la gente, la muchedumbre que como ellos mismos vivían un sueño que facilmente se podia convertir en pesadilla.
——————————————–
La espera ya era tediosa después de cinco dias en el muelle. Casi 3.000 personas, agrupadas en familias y entre una marabunta de baúles, bolsas, hatillos, etc.… acampaban en el puerto de Málaga a la espera del barco que los iba a llevar a Hawaii, su soñado paraiso.

Los niños correteaban por los alrededores con la alegría inconsciente de lo nuevo, de tener otros amigos, ajenos a lo que pudiera ocurrir, y con la mente embotada por la cantidad de novedades que estaban viviendo.
Los habían vacunado a todos, niños y mayores, y les habían dicho que esperaran el transporte que iba a llegar en cualquier momento.

Varias organizaciones religiosas y muchos malagueños le llevaban agua, comida y ropa de abrigo , ya que las pocas provisiones que los emigrantes habían traído se les acababa al no esperar que iba a tardar tanto el embarque donde si le aseguraron comida gratuita.

Afortunadamente las lluvias habían cesado y Malaga , fiel a su fama, resplandecía con su agradable clima e incluso en algunos lugares ya olia a azahar como contraposición al mal olor que iba impregnando el ambiente en los alrededores del puerto ya que ni siquiera habían previsto lugar para que los emigrantes hicieran sus necesidades fisiológicas.
————————————————————-

La imagen puede contener: océano, cielo, exterior y agua

El barco que los iba a transportar, el HELIOPOLIS, era un carguero de 10.000 toneladas que se había adaptado para esta misión acoplando en las bodegas literas y mesas ya que en esos espacios era donde iban a viajar los emigrantes.
Tenia su llegada a Málaga prevista para el 1 de Marzo pero tuvo un grave accidente el 22 de Febrero al chocar en el Canal de Bristol con el mercante Aviana , hundiéndose éste y muriendo 14 tripulantes.
Tuvo que ser reparado rapidamente y de forma somera en los astilleros de Cardiff, lo que originó un retraso de casi 10 dias.
La tripulación formada por 68 marineros estaba enn su mayor parte compuesta por chinos (54) . Los oficiales y el Capitan J.W. Martin eran ingleses, entre ello dos médicos y una enfermera.
Formaba también parte de la tripulación un español, granadino por mas señas, que iba en calidad de interprete. Su nombre Francisco Bienes.
————————————————————-
Aquel Jueves 7 de Marzo se notaba algo raro en el ambiente entre los emigrantes .

Desde muy temprano había mas policías en los alrededores y se había corrido el rumor que pronto llegaria el tan deseado barco.

Pasó la mañana sin ninguna novedad, comieron algo de las escasos alimentos que le quedaban y cuando empezaban algunos a sestear alprovechando el agradable sol , se empezó a oir un rumor , al principio imperceptible que poco a poco fue a más hasta convertirse en un griterío ensordecedor que llegó a levantar una bndada de gaviotas que picoteaban en el anden unos metros mas allá.

Era el HELIOPOLIS que bajo un penacho de humo se iba engrandeciendo cada vez mas, a medida que se acercaba al muelle.

A las 15:50 h ,ancló en medio del puerto, ya que su gran calado podía hacerlo embarrancar si se aproximaba mas y se le acercaron varias lanchas que trajeron a parte del personal para organizar las labores de embarque.

No se sabe de donde , pero aparecieron algunas mesas y sillas donde unos marineros anotaban datos de los que iban embarcando a través también de las susodichas barcas que lo llevaban al barco.

Para un mayor control se utilizaban hojas de embarque con capacidad para anotar 30 pasajeros y donde constaba Nombre y Apellidos, sexo, edad y lugar de nacimiento y un n.º de orden dentro de esa hoja.

Pero empezaron los problemas. Los escribientes que provenían del barco eran chinos y no entendían el español y mucho menos los pasajeros comprendían el chino por lo que solo los nombres y apellidos coincidían con la realidad ya que aparecian en los documentos que llevaba cada uno sin embargo el lugar de nacimiento y domicilio , que lo tenia que decir el emigrante y anotar el escribiente, solo coincidía foneticamente en la mayor parte de los casos.

Así Iznate pasaba a ser en la hoja de embarque “Ignatia”, Pinos Puente “Pinoputuke”,Frigiliana “Frasiliana” y así en muchos pueblos.
———————————————————-
A Juan Candido y a sus familiares del Saucejo les correspondió la hoja de embarque n.º 52 y los numeros del 17 al 26.
El nombre del pueblo aparece como Sahuceo y esta diferenciado con el pueblo del mismo nombre de la provincia de Sevilla ya que este aparece en otros pasajeros como “Sahucejo (Sevilla).

La imagen puede contener: cielo y exterior

En total embarcaron durante toda la tarde, noche y mañana siguiente 650 familias que hacian un total de 3823 pasajeros.

A Juan y los suyos les toco el embarque ya de noche y después del traslado en barca hacia el carguero al que subieron por unas escalerillas llegaron a lo que seria su “casa” durante los proximos 50 dias.

Todo era desorden, y mas que miedo pánico , que es el temor a lo desconocido, su mujer Ana abrazaba a sus hijos para que no se perdieran y Juan ocultaba su estado de nerviosismo tarareando una musiquilla con el fin de dar tranquilidad a los suyos.

Pero todo fue a peor cuando los hicieron bajar a la bodega. Localizó la litera que le habían asignado a la familia y alli se acurrucaron entre voces de otras familias que se llamaban entre sollozos por haberse perdido entre la semioscuridad.

Dichas literas estaban junto a las paredes de la bodega y en el centro, en un reducido espacio se encontraban las mesas para comer esos pasajeros.

Durante toda la noche habia proseguido el embarque y nadie “pegó un ojo” con tanto alboroto.

No habían comido desde el mediodía anterior y por la mañana le dieron un café imbebible ya que según decian: “parecia que lo habian hecho con agua del mar.”

Siguió el embarque toda la mañana con , cada vez mas aglomeración y falta de espacio en la bodega y lo que colmó la paciencia y desató la furia fue la comida que dieron al medio dia :un puñado de arroz cocido y unas galletas duras como las piedras.

Para colmo había pocos vateres y eso se intentaba suplir aprovechando algunos rincones que como unica limpieza le echaban paletadas de serrín cada cierto tiempo.

Cuando hubo terminado la carga de pasajeros, los que llevaban ya algunas horas empezaron a protestar por las condiciones que veían que iban a tener y la protesta se fue extendiendo cada vez mas.

Empezaron la maniobras de salida y el motor se puso a mayor potencia lo que originaba un ruido insoportable a los que estaban en la bodega ya que esta se situaba cerca de le sala de máquinas.
Gritos, llantos, ruido, mareos, desmayos … y al barco a punto de salir.

Alguien se enfrentó protestando con un marinero, este repelió la agresión vinieron mas de uno y otro lado y ante la gravedad que iba tomando la protesta y con el carguero a punto de salir por el puerto el Capitán dió orden de parar maquinas y volver a atracar en el puerto.

Poco a poco, dada la situación, cada vez mas pasajeros pedían a gritos que querían abandonar el barco ante tan penosas condiciones que preveían durante el viaje.

El Capitán , ante la posibilidad de que aumentara la violencia que ya habia ocasionado varios heridos, y después de consultar con sus oficiales, contactó con el muelle, empezaron a acercarse de nuevo las lanchas y barcas y bajaron otra vez las escalerillas .……………. y muchas familias empezaron a desembarcar.
——————————————————-
Fueron casi 1600 personas las que abandonaron el barco y volvieron al muelle. Quizás fue por la comida, el miedo o el mareo , pero lo que era lógico es que unas persona acostumbradas a vivir al aire libre, a escuchar “el ruido del campo”, a ver montañas y a cruzar arroyos no pudieran soportar el agobio, la penumbra y la presión de estar dentro de una bodega hacinados como ganado.

Para el resto, los que habían quedado en el barco la cosa mejoró algo. Intervinieron autoridades, gobernador, consul, iglesia y sobretodo la presión de la prensa que había convertido esta situación en un problema nacional.

Contrataron 11 cocineras y 9 panaderos para que la comida fuera mas apetecible para los pasajeros, embarcaron muchas mas provisiones y como aspecto anecdótico también y sobretodo, 6000 arrobas de vino.
El espacio , dentro del barco, se habia hecho menos agobiante ya que al haberlo abandonado los 1600 viajeros “habia mas sitio pá tos”.

Ya con todo casi “controlado” y la gente mas contenta partió ya definitivamente el Heliopolis desde Málaga hasta Hawai el Sábado 10 de Marzo de 1907.

Definitivamente el pasaje ascendió, despues de los “abandonos” a 2246 viajeros (608 hombres, 594 mujeres y 1084 niños).
————————————–

Juan Candido, junto con su mujer Ana y sus 3 niñas veia desde la cubierta del barco la maniobra de salida.
Cuando pasaron la “boca” del puerto , a la altura de la farola su hija mayor, Encarnación le :

– Papá, nos estamos alejando cada vez mas.

El pensó que lo que realmente se alejaba para siempre era su tierra, sus amigos, su pueblo, su pasado y para animar a los suyos sonrió y se puso a aplaudir.

Un momento despues un observador avispado se habria dado cuenta que, aprovechando que una gaviota pasó volando muy lentamente ante ellos, se llevó distraidamente la mano primero a la frente, como si le molestara algo y luego al pecho y finalmente a cada hombro, como si la chaquetilla le estuviera estrecha.

Incluso se hubiera dicho que se estaba presignando.

Pero al momento aplaudió con más fuerza, se abrazó a los suyos, volvió a sonreir, se sumó con gestos a la alegría del entorno y lloró por dentro …….

No hay texto alternativo automático disponible.La imagen puede contener: texto

CAPITULO 3 : LA TRAVESÍA.

 

No hay texto alternativo automático disponible.

El viaje duró 48 dias. Hawaii formaba parte de los Estados Unidos de América, pero no estaba en el continente americano.

Era y es un archipielago en medio del Oceano Pacifico y casi a mitad de camino entre America y Asia.

Para llegar allí desde Málaga, al no existir todavia el Canal de Panamá, había que “bajar” hasta el cabo de Hornos , al sur de Argentina/Chile y luego “subir” hasta el paralelo situado aproximadamente a la altura de Mejico.

Hacinados en la bodega del Heliopolis o en los dias de buen tiempo en cubierta, pasaron por climas templados, frios casi polares y temperaturas tropicales .

La comida habia mejorado bastante, sobretodo en la primera parte del viaje, ya que los cocineros que habian contratado en Malaga despues de la “revuelta” se esmeraban en laborar los alimentos mas acorde con los gustos de los emigrantes.

En el barco y sobretodo en la bodega habia bastante mas espacio ya que al quedarse en tierra casi el 40 por ciento del pasaje ( 1600 de 3820 de inicio) la situacion era “menos asfixiante” y no habia escasez de comida.

Despues de aceptar los mareos en los momentos de “mala mar”como algo que habría que sobrellevar, a los 5 dias de travesia ocurrió un hecho que rompió la rutina a la que se estaba acostumbrando el pasaje:

La noche del 15 al 16 de Marzo murió un niño y según los médicos de “causas naturales”.

Los dias siguientes fallecieron otras dos niñas.

A Juan Candido Cardenas, acostumbrado a que los entierros de su pueblo, El Saucejo (Vª del Rosario), aun en las familias mas pobres se hacían con bastante dignidad le sorprendió, le molestó y hasta le indignó que en el barco introducian el cadaver en un saco y tras algo parecido a una oración en inglés por parte del capitán del barco lo arrojaban al mar.

No llegó a saberlo pero ademas, para “cubrir” los aspectos administrativos anotaban en el diario del barco una simple nota: “16 de Marzo de 1907, a 21º 31 N y 18º 26 W pasajero Natividad XXXXX (infante) descargada muerta. Neumonia.”.

Los fallecimientos, sobretodo de niños , siguieron produciéndose a lo largo del viaje y las causas se fueron “diversificando” : Bronquitis, colitis, meningitis, neumonía, gastroenteritis, etc. y sobretodo “causas naturales”.

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

Lo cual era de lo mas lógico: Era natural que en un grupo de casi 2300 personas , la mayoría niños, durante la mayor parte del tiempo sin ninguna higiene , vómitos, mareos, frio, etc enfermaran y murieran.

En total durante todo el viaje fallecieron 19 personas ( 16 niños y 3 mujeres ).

Como contrapartida también hubo 12 nacimientos .

Desgraciadamente “otros habitantes” se fueron extendiendo cada vez mas entre los viajeros : Las pulgas y todo ello acompañado de mas que un mal olor, un hedor que era propio en un colectivo de 2300 personas hacinadas en una bodega de un barco entre vomitos y sin higiene ninguna.

Para colmo a principios de Abril el agua empezó a “saber mal” y en algunos alimentos aparecieron gusanos. Era que se estaban pudriendo algunas existencias ya que no existian en aquel tiempo condiciones adecuadas de refrigeración.

Cuando el Heliopolis llegó al extremo sur de America la situación se hizo insoportable.

Debido a los fuerte temporales al atravesar la zona del Estrecho de Magallanes , durante varios días se mantuvieron cerradas las escotillas de las bodegas y aumentaron los mareos, los vomitos, el frio, el miedo …… .

El 4 de Abril el barco hizo la única escala de todo el viaje. Fue en Punta Arena (Chile) y alli repostó alimentos y llenó los depósitos de agua “buena”.

Algunas familias, en este caso pocas, se quedaron en esa ciudad desistiendo del destino final y sus teóricas ventajas, dado el pánico que tenían ya que creian que no podrian resistir con vida el mes que aún les quedaba de travesia.

El rumbo del barco después del Estrecho de Magallanes cambió al NW y a medida que pasaban los dias hacia menos frio, un tiempo mas agradable que en los ultimas semanas se convirtió en un calor sofocante y húmedo ya que estaban a la altura del Trópico.

El 26 de Abril llegó el Heliopolis a su destino, las Islas Hawai y mas concretamente a Honolulú, pero en lugar de entrar al puerto fueron dirigidos a la cercana isla de Quarantine (Isla de la cuarentena en español) donde fueron examinados por funcionarios y sanitarios locales para comprobar su estado de salud.

Juan Candido esperando su turno vió que a algunas familias al comprobar que alguno de sus miembros padecía fiebre u otros síntomas la apartaban del grupo y no le daban un papel que logicamente pensó que era algún tipo de autorización.

Temblaba, sobretodo cuando el médico que le había correspondido a él y a toda su familia se detuvo más tiempo del normal reconociendo a su hija Juana de 5 años.

Le puso varias veces el termómetro y la exploraba concienzudamente la zona del cuello.

Tras varios minutos de incertidumbre, el médico se acercó a su escritorio, firmó un papel, le puso un sello con un gesto supuestamente marcial y dijo en voz alta una expresión que sin saber ingles la entendió perfectamente : OKEY

Detectaron 5 casos de sarampion y 2 de paperas por lo que prohibieron a esas familias desembarcar en la ciudad hasta que pasaran la enfermedad.

Una vez en tierra y tras volver a la “normalidad higiénica” pasaron a unas instalaciones donde les esperaban miembros de la Sugar Plantación Association ( Asociación de Plantadores de Caña de Azucar” que les ofrecieron el trabajo de acuerdo “teoricamente” con las condiciones ofrecidas en origen.

En un informe sobre lo recién llegados emigrantes del Heliopolis, emitido por The Pacific Commercial Advertiser , decia entre otros aspectos lo siguiente : “ ……….. The Spanish are exceptionally fine-looking of people and appear to be clean and good-natured ….”

Lo que traducido al español viene a decir , más o menos : “…………. los españoles son gente excepcionalmente bella y parecen ser limpios y afables …….”

Atrás quedaban 48 dias de penalidades, miedo, suciedad, hacinamiento…. y ademas su tierra.

La imagen puede contener: 3 personas, multitud y exterior

CAPITULO 4 : DE HAWAII A CALIFORNIA

No hay texto alternativo automático disponible.

Juan Cándido dormitaba en la camioneta cuando iba camino de la plantación de caña de azúcar donde tenia que trabajar .

Aquel día había tenido suerte, bueno en realidad se había tenido que levantar media hora antes, a las tres de la mañana, para coger buen sitio en el cajón del vehículo que todavía tardaría en llegar una hora a su destino.

Otras veces, al llegar mas tarde se había tenido que sentar en el borde del cajón de la camioneta , con el peligro de caerse a lo largo del tortuoso recorrido.

Habian protestado a los “lunas” que eran los jefes en el trabajo , pero ni caso, como el que oye llover.

Los “lunas” eran como los manieros de los cortijos andaluces pero con mas “mala leche” si cabía.

Normalmente eran portugueses o chinos y controlaban cada uno de ellos a una cuadrilla de 50 obreros a los que no les permitían casi ni hablar, ni “echarse un cigarro”, ni descansar un momento solo una breve parada de ½ hora a las 10 para el bocadillo, allí le decían el lunch, durante una agotadora jornada de 10 horas a las que había que añadir dos de traslado.

El sueldo era de 20 dolares al mes, bastante comparado con lo que ganaban en España . El problema era que la vida era mucho, muchísimo mas cara y con ese dinero era casi imposible subsistir una familia de 4 miembros. Además se veían obligados a comprar en los economatos de las plantaciones cuyos precios eran muy superiores ya que formaban parte de la explotación de los obreros.

La casa que le habían dado , mas que casa era cabaña sin luz, ni agua ni water y bastante pequeña y por otra parte los médicos formaban parte de la explotación y estaban a sueldo de los propietarios por lo que ante cualquier duda obedecían a estos.

Eso tenia su importancia ya que ellos decidían el diagnostico de la dolencia y al considerarlo como leve le quitaban parte del sueldo si no acudían al trabajo.

El contrato era anual y algunas familias lo llegaron a incumplir y se fueron a vivir a Honolulú donde subsistieron gracias a la Caridad e incluso algunos se ganaron la vida modestamente como zapateros, barberos, etc.

La imagen puede contener: planta, exterior y naturaleza

Ana, su mujer, se quedaba en la casa que tenia una pequeña parcela donde intentaba cultivar algunos alimentos para uso domestico.
Como cosa curiosa echaba de menos algunas cosas de su tierra que no existían en aquellos lares como los garbanzos, los abanicos, el azafrán al igual que su esposo protestaba por el calzado que era posible conseguir y añoraba LAS ALPARGATAS.

Las niñas iban a una escuela cercana que logicamente era en ingles como toda la vida cotidiana de la isla. Poco a poco lo fueron mas que hablando … entendiendo.

Seguían siendo católicos pero no practicantes y algunos pastores protestantes intentaron atraerlos a su religión pero apenas consiguieron su propósito. Católicos sin misa ni curas pero “mu suyos” .

Se contaba entre ellos la respuesta que le dio, un tal Frasquito Lucena que habia vivido antes de emigrar en un Cortijo cerca de Archidona, a uno que intentaba convencerlo para que se hiciera protestante : “ Yo no creo en la católica que es la verdadera, voy a creer en la vuestra ……”.
——————————————————————
Al cabo de unos dos años empezó a correrse un rumor entre los emigrantes andaluces, que como el otro, se fue convirtiendo en realidad.

Alguno de los que habían abandonado las plantaciones viajó a California e inesperadamente encontró alli mejores condiciones de vida y mejor sueldo.

A medida que iban cumpliendo los contratos anuales , primero tres familias, luego 20, 50 y hasta un total 200 reemigraron a San Francisco, Sacramento y otras ciudades de California.

El viaje duraba bastante menos, cuatro ó cinco dias y tenia un coste de 30 $. Así que Juan, Ana y sus 3 hijos vendieron lo poco que tenían, juntaron sus ahorrillos y emprendieron un nuevo camino : A San Francisco.

Sin embargo su cuñado Antonio Rosado se quedó en Hawaii ya que su hija Juana se habia casado con un emigrante portugues y su otra hija Maria se habia “colocado” muy bien en una peluqueria de “alto copete”.

———————————————
Los primeros tiempos en California no fueron buenos. En principio la ropa que traían no era la mas adecuado para un clima menos tropical que Hawaii. Pasaron frio y mas que frio físico, frío humano , de trato,…. lindando con la xenofobia.

En muchos cines ponían unas cuerdas para limitar los lugares donde se podían sentar. No se les permitía abrir cuentas en los bancos. A muchos que asistían a la Caridad se les presionaba para que volvieran a Hawai.

Pero poco a poco fue mejorando la cosa. El clima y los cultivos eran mas parecidos a los de Andalucía. El sueldo era bastante mejor. La xenofobia se fue dulcificando.

Es mas el hecho de tener que tener sus ahorro escondidos en sus casas , al no poder llevarlos a los bancos, fue muy beneficioso a largo plazo ya que en el Crack de 1929 muchos bancos quebraron y sus depositantes perdieron sus ahorros, no así los emigrantes españoles que pudieron comprar propiedades en el campo que se habían abaratado muchísimo.

Otra ciudad del nuevo destino que fue un polo de atracción para ellos fue ROCKLIN, con una cultura positiva para la emigración ya que muchos de sus habitantes eran de origen irlandés, y donde había una gran demanda de trabajo por la construcción de una importante vía de ferrocarril.

La integración con el tiempo fue total y las nuevas generaciones forman parte de la sociedad americana aunque con un recuerdo en costumbres, gastronomía, folklore y hasta idioma de su lejana y distante Andalucia.

EPILOGO :

Esta historia , la de los emigrantes andaluces del Heliopolis a Hawaii, ocurrio hace 110 años para sus protagonistas, en 1907 , pero quiero comentaros que para mi, este humilde Contador de Historias, ha tenido lugar en este ultimo mes.

He revivido en mi mente todos lo acontecimientos y penalidades por la que pasaron estos paisanos nuestros.

Y “la culpa”, o mejor dicho el motivo, ha sido algo tan simple como un email que recibí hace unos 30 días procedente de Hawii.

Su remitente era y es una descendiente de esos emigrantes de nombre Susan XXXX, que había tenido conocimiento a través de mi Blog cajondelsastre.com , de mis publicaciones sobre distintos pueblos de la zona Norte de la provincia de Málaga y concretamente de Cuevas de San Marcos.

Me pedía información de su pueblo de origen, al que piensa visitar este año, y al mismo tiempo me informaba someramente de que su familia había viajado en el Heliopolis.

Desde entonces he “buceado” en archivos , periódicos de la época, etc “he estado” en el Muelle de Málaga esperando el Heliopolis, “he viajado” en la bodega junto con ellos, “he cortado” caña de azúcar en Hawaii y “he vuelto a viajar” a San Francisco y sobretodo los he conocido un poco mas y os lo digo a vosotr@s, que habéis seguido estas publicaciones, y se que también habéis empezado a apreciarlos:

Eran pobres, pero valientes, honrados, audaces y sobretodo …. buena gente.

Pepe Mateo.
Contador de historias.

Contacto en : pepe.mateo@hotmail.com

 

Anuncios